Un momento...

Terraza de Anaya

¡El mejor mirador de la ciudad!

Situada sobre el andén superior de la Catedral Nueva, permite el paseo entre arbotantes, pináculos y gárgolas. Desde ella se puede divisar la cara este-norte-oeste de la ciudad y localizar, entre otras, la Plaza de Anaya, la Clerecía, el claustro de la Universidad y el Convento de San Esteban. Una nueva perspectiva de la ciudad desde la que además de los hitos patrimoniales destacados, observamos el trazado urbano de la ciudad.

Esta terraza nos ofrece una vista única de la Salamanca histórica. Si desde la terraza de la Torre Mocha podemos observar el lado sur de la ciudad, que se abre hacia el río y la vega, desde la terraza norte contemplamos la Salamanca universal, estudiantil, monumental, que se perfila en el horizonte como un «soto de torres». Desde este mirador urbano son muchos los edificios históricos que descubrimos: el cerro de San Vicente, punto de origen de la ciudad; el edificio histórico de la Universidad, con su espadaña culminando la capilla; el Colegio del Arzobispo Fonseca, uno de los cuatro Colegios Mayores que tuvo Salamanca; la Clerecía y Universidad Pontificia, un imponente conjunto arquitectónico, auspiciado por Felipe III y la reina Margarita de Austria en 1611; la Rúa Mayor, verdadera arteria de la ciudad; la Casa de las Conchas, construida hacia 1493 bajo el patrocinio de Rodrigo Arias Maldonado; la Iglesia de San Martín, al final de la Rúa Mayor, primera iglesia románica de Salamanca; la Plaza Mayor con la fachada del Ayuntamiento al fondo; la Plaza de Anaya, trazada durante la ocupación francesa en 1811, obra del general Thiebault; dentro de la Plaza de Anaya, se encuentran la Iglesia de San Sebastián y el propio Palacio de Anaya, antiguo Colegio Mayor de San Bartolomé, que acogió a ilustres personajes que estudiaron en las aulas universitarias de Salamanca; y, finalmente, en una mirada hacia el este, el Convento de las Dueñas (RR. MM. Dominicas) y el Convento de San Esteban (RR. PP. Dominicos).

Tras este magno conjunto arquitectónico urbano, nos queda aun volver la vista atrás para descubrir una nueva visión del conjunto catedralicio, con su imponente Torre de Campanas, aguijoneando el cielo salmantino, la cúpula de la Catedral Nueva, pináculos, arbotantes, cresterías y la magnífica Torre del Gallo.

Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Ver más grande
Historia Me gusta 1

Share it on your social network:

Or you can just copy and share this url